ENTREVISTA WEB JUAN PINILLA



Juan Pinilla, cantaor de flamenco, ha contestado las preguntas de los lectores. Consulte el conjunto de sus respuestas sobre flamenco, política y filosofía.
LA OPINIÓN - ¿Qué es lo que mas le llena a Juan Pinilla del flamenco?- En mi forma de entenderlo, el flamenco en sí me llena, no me deja ningún vacío. A veces me he calificado como un 'donante universal' y esto es que voy desde Chacón a Manuel Torre, desde Caracol a Mairena, desde Camarón a Morente, sin anclarme en el fanatismo, más bien intentando disfrutar de todo lo bueno, que es mucho, de cada escuela cantaora o cada artista. Por otro lado, la libertad que me otorga el flamenco es algo a lo que no renunciaría nunca, libertad para hablar, para ser, para expresarme, para vivir sin horarios asfixiantes...
- ¿Cuáles son tus raices al inicio de tu era del flamenco?- Si se refiere a mis antecedentes, mi abuela Encarna, mi padre, mi bisabuelo, una prima hermana de mi padre, mi tío Antonio, mi tío Raimundo, mis tías de Barcelona. En mi familia se ha vivido la afición al flamenco, y el que más o el que menos se canta sus fandangos. Años más tarde, en mi adolescencia llegó a mi casa Francisco Ávila, de Montefrío, mi gran maestro y amigo, que me enseñó a amar el flamenco y me introdujo en las formas cantaoras de Montefrío.
- ¿Cómo ve a los jovenes flamencos que intentan abrirse camino actualmente?- En general un poco confusos, aunque la confusión sería un atributo que poseemos desafortunadamente los jóvenes en la actualidad. Hay mucha confusión, poca afición y poca disciplina. Ya nadie quiere ser aficionado, todos queremos ser artistas. Por otro lado, soy un seguidor de esa maravillosa generación Poveda-Arcángel-Marina-Estrella que tanta luz está arrojando sobre nuestro flamenco.
- Me gustaría saber que opinas sobre la nueva hornada, en general, de jóvenes flamencos de la tierra y, en particular, sobre Juan Debel y Alberto Funes, alumno tuyo que fue éste último si mis datos no son erróneos. Gracias y mucha suerte maestro.- Me viene grande eso de que Alberto ha sido alumno mío, porque precisamente coincidimos en las primeras clases que yo dí en el Centro Cívico de la Chana y ahí, más que nada, aprendíamos unos de otros, echábamos muy buenos ratos. Juan Debel creo que es de Cádiz aunque está muy vinculado a Granada, y soy un enamorado de su voz. No he podido subir aún a verlos a Madrid aunque me los han celebrado por varios sitios. Creo que están haciendo lo mejor que puede hacer un artista y es desarrollar un camino machadiano, haciendo camino al andar, y de momento su trabajo les ha dado frutos muy interesantes que les pueden reportar un buen futuro.
- ¿Qué aprendió del susto que le dio el corazón en un viaje a Barcelona? Un abrazo- Bueno quienes me conocen saben que soy un poco, bastante, hipocondríaco. Si a eso le unimos ese filosofar que tanto me gusta, imaginen lo que supone replantearte a estas alturas de mi juventud la fragilidad de los seres humanos. Por encima de todo creo que me ha ayudado a decir que no, cuando ya no puedo abarcar más, a cuidarme un poquito, no sé si a quererme más, como me aconsejan, pero sí a poner más poesía en mi vida, porque yo soy así, a disfrutar más de mis amigos, familia, replantearme la vida y el concepto de felicidad.
- ¿En qué medida podría usted percibir que ha llegado la crisis al mundo del flamenco?- Claro, porque efectivamente lo primero que se recorta es la cultura, es decir, la cultura no es el pan, aunque con ella podamos aprender a ganarlo, pero lo primero son las necesidades de las personas, eso lo entiendo. Luego también es verdad que el flamenco y sus artistas están en unos niveles insostenibles. Los cachés son altísimos y las instituciones invierten verdaderas millonadas en programar festivales con cuatro figuras cuando con la mitad de ese dinero se podría hacer una política mucho más social y poner en marcha centros de formación, museos o centros de estudios que generan un poso cultural mucho más consistente para empujar a los que quieren aprender.
- Querido Juan, ya sabes que por Montefrío se te quiere mucho, porque eres la misma voz de Manuel Ávila. ¿Te tendremos este año en el Festival de Agosto?- Creo que de Cádiz para acá no existe un pueblo más bello que Montefrío, y esa belleza genera arte, porque el arte nace en ciudades con estéticas maravillosos. No sé si estaré en Agosto este año en el festival en el escenario o en el público, pero sin duda alguna que estaré. Gracias por la comparación con mi admirado maestro Manuel, porque siempre será inigualable.
-Tus letras están llenas de referencias a filósofos. ¿Te has planteado grabar o escribir un manifiesto existencial desde lo jondo?- Hostia, jeje. Pues la verdad es que tengo apuntes y notas sobre ciertos conceptos existenciales del flamenco, pero nunca había pensado en realizar un manifiesto aunque todo se andará. Gracias por la pregunta.
- Juan, tú y yo hablamos mucho, pero ¿para cuando tu 2º disco? ¡Que tú y yo sabemos que tienes cositas buenassssss por ahí! Un abrazo muy grande, pichón- Jeje, pues gracias, la verdad no lo sé porque ahora sí que me lo tomo con calma, los errores típicos de la inexperiencia no los pienso reproducir en mis próximos proyectos. Estoy trabajando e intentando hacer cosas que no suenen a lo mismo, sin perder nunca la base, porque si algo me considero es un defensor de la calidad de lo clásico en el flamenco.
- Últimamente hemos leído tus artículos y hemos visto en sus columnas el apoyo que muestra a los jugadores de los equipos locales. ¿Nos sorprenderemos algun día al escuchar un himno futbolero en una voz flamenca? jeje. Saludos y a seguir "palante"- Yo soy como una canción maravillosa que dice Chavela Vargas 'No me pregunten quien soy, porque no se lo digo, sólo sé que a donde voy, el amor va conmigo' a lo que añado, 'sólo sé que a donde voy, van también mis amigos'. En ese sentido le agradezco la apreciación, apoyo a jugadores, porque creo que se están dando unas circunstancias difíciles para los jugadores y tanto en el Granada como en el 74 tengo queridos amigos míos. En éste último tengo más y por las circunstancias políticas adversas me he sentido más apegado a ellos. No me veo cantando ningún himno flamenco porque no soy futbolero, pero algún fandango sí que les he cantado.
- Tú que eres muy catolico, ¿qué te parece lo que ha dicho el arzobispo que el sida se contagia por los preservativos? ¿Para cuando un disco nuevo? Saludos desde Maracena la roja.- Pinilla, ¿que piensas sobre las declaraciones del Arzobispo de Granada sobre el preservativo y el SIDA en Africa? Olé, olé y olé. Poeta, flamenco y genial. Te quiero.- ¿Yo que soy muy católico?, no tenéis guasa, jeje. Creo que los obispos y los arzobispos están muy fastidiados porque han perdido ya hace años credibilidad y adeptos, y no admiten que la religión se tiene que circunscribir al ámbito de lo privado, y no a lo público. No me interesa para nada lo que digan porque son atropellos contra la razón. Como dice un amigo mío, mientras nosotros venimos del mono, ellos van hacia el mono.
- Hola Juan, muy chulo lo que hiciste en tu casa de juntar a los dos equipos. Al margen de polémicas, si pudieras hacer un equipo cogiendo jugadores de ambos ¿cuál sería el resultado?- Bueno ahí me pilláis porque no estoy muy puesto aunque como no me habéis pedido un once, me habéis dado más margen. Bueno sin duda yo tendría en ese equipo a Vicente, Lafuente, en la portería a mi querido Jose Antonio, que es de mi pueblo y lo conozco desde que era un niño, Isra, Óscar Martínez que es un tío genial y un futbolista excepcional, y luego por supuesto a Milla, Juanma Ortiz, Choco, David Gámiz, Camacho, que contando chistes es igualmente genial, Guerra, Álvaro Santos, Nino, Darío, Valero, Curro Montoya, Pepe, Juama Pérez y al gitano con más arte del mundo, Juan Moreno, que es un fuera de serie.
- ¿Cómo se podría hacer para motivar a la juventud a luchar contra el sistema y sus consecuencias negativas?- Es problema de educación, creo que todos los adultos o los que tenemos una edad ya considerable tenemos en nuestras manos la obligación de mostrar a los jóvenes lo que son las cosas, de reeducarlos conforme a todos los puntos de vista para que ellos escojan, pero para que sepan informarse y no se queden con lo primero que les llega por televisión, para que cojan los instrumentos necesarios que les permitan formar su conciencia y sobre todo hacerles ver que en este mundo la balanza siempre se inclina hacia los que más dinero tienen.
- ¿Qué se siente siendo embajador del flamenco?- Gracias por ese título, pero no me considero como tal y no es falsa modestia, creo que el flamenco tiene grandes embajadores (Morente, Paco de Lucía, Fosforito...) que están dejándolo a la altura que merece.- Buenos dias
Juan. ¿Qué sensación le dejó ser el ganador en el Festival del Cante de las Minas en 2007? ¿Eres de los que piensa que los premios hay que defenderlos o solamente con ganarlos ya esta todo hecho? ¿Crees que el cante evoluciona? Sabemos que tu innovas introduciendo textos y poemas. ¿Ya te has cansado de lo añejo? Y, por último, ¿piensas que hay que apostar por los jovenes en este noble y culto mundo del cante flamenco? Desde la capital del califato, un saludo. Juan. No cambies nunca.- Lo de las minas será siempre un hermoso recuerdo que me sirvió para darme a conocer y emprender una carrera apasionante en la que he ido aprendiendo, viajando y disfrutando mucho de la vida. Por supuesto que hay que defender un premio. Si no corres el peligro de que se te quede grande y te sobrepase. Por otro lado lo añejo nunca me cansará porque esa es la verdad del flamenco y a la juventud hay que facilitarle las cosas porque son el futuro y la salud de nuestra cultura. Un abrazo para Córdoba, lejana y sola...
- ¿Para cuándo te veremos en el mundo de la politica? jajaja. Es comprometida, Juan- Creo que todas las personas debieran ser algo políticas porque aunque la palabra esté un poco prostituida. Si no somos políticos, los poderes establecidos hacen lo que quieren con nosotros. No me veo ocupando ningún puesto político porque no valgo para callarme nada y tragar sapos que es algo que en política hay que hacer mucho y menos ahora que mi corazón me ha dado ya un aviso.
- Me hacen gracia los comunistillas de salón, que viven de vender que son comunistas- A mí también me hacen gracia, sobre todo porque mal les va a ir en esta vida si venden que son comunistas. Jeje. Se lo van a poner muy complicado.-
¿Cómo fueron tus comienzos con los hermanos Zárate?¿Que tal los recuerdas?¿Qué opinión te merecen personal y artísticamente?- Son entrañables. Si algo he aprendido en el flamenco es que el artista que es de verdad artista, muestra su personalidad en la disciplina que maneja, y ellos son miel y azúcar, y así suena su música. Tuve la suerte de conocer a Zárate nada más llegar a Granada y él me abrió mucho la mente hacia el compañerismo, la profesionalidad, la humildad y la disciplina en el trabajo diario. Mi recuerdo es emocionado y agradecido, porque con ellos me puse las pilas y empecé a subirme en los escenarios. Gracias por recordármelos aquí ya que me gusta hablar de ellos porque creo que no tienen el reconocimiento que realmente merecen.
- Granada está viviendo uno de los momentos más enriquecedores relativos al flamenco, tanto en la calidad como en la cantidad, en todas sus disciplinas. ¿No crees que va siendo hora de aunar esfuerzos y crear una especie de "Oficina de Flamenco" que gestione las iniciativas y colegie, por decirlo de alguna forma, a todos los artistas de Granada?- Si mis datos no son erróneos el área de Cultura de la Diputación de Granada está detrás de esa idea, porque desde luego que haría falta, no solo en Granada, que realmente se están dando unas condiciones artísticas extraordinarias, si no en todas las provincias. Ojalá esta idea llegue a buen puerto y se consiga, porque sería una solución muy equitativa a tantos problemas que se plantean a diario en la profesión.