Crítica del Concierto en La Rioja


Pablo G. Manchao II Ciclo Flamenco de Bodegas Riojanas. Cante: Juan Pinilla; toque: Luis Mariano. Auditorio de Bodegas Riojanas en Cenicero: Lleno. Jueves 15 de noviembre de 2007


Bodegas Riojanas recuperó el jueves el flamenco en su coquetísimo auditorio de Cenicero, y lo hizo por todo lo alto. El cantaor Juan Pinilla, ultimísima Lámpara Minera de la Unión, desgranó un concierto profuso, repleto de matices y con la intensidad propia de una persona que ama y estudia el flamenco, que conoce la poesía popular del cante pero que también se estremece con José Hierro o nuestro Buscarini, al que citó sin ambages y sin dárselas de nada. Y así fue su recital, un verdadero paseo por las fuentes del Flamenco, desde Juan Breva a ‘El Carbonerillo’, que cantaba casi llorando, se diría que susurrando las coplas.Y lo cierto es que este joven granadino demostró poseer un conocimiento enciclopédico de los estilos, pero más allá de su saber y de su capacidad pedagógica para enseñar el cante, destaca su forma de sentir cada palo. Cantó por levantes e hizo una levantica prodigiosa, al igual que en los paseos que realizó por los cantes abandolaos de Málaga. Sin embargo, llegó la caña, la bellísima caña flamenca, y se olvidó del academicismo para acordarse del viejo Rafael Romero ‘El Gallina’. Y Pinilla se sintió cantaor con la maravillosa fragancia que desprendían las naves de barricas inundándolo todo. Para este cronista fue la cumbre de una noche larga y compleja como un mapa-mundi. Juan Pinilla es un cantaor insultantemente joven, posee sensibilidad, gracia y espíritu; ama el flamenco y hace que a su alrededor dimane esa sensación de sobriedad y armonía en la que Luis Mariano, con su magnífica guitarra, nos hizo levitar.

2 comentarios:

Josele Ortiz dijo...

Qué 2 mostrosssss aleeeeeeee awaaa cógeme que me caigooooooo

Pablo G. Mancha dijo...

Hola Juan, me alegro que además de un extraordinario cantaor seas blogger. Un saludo, Pablo
Ah, y te enlazo con mi blog